5/03/2013 07:52:00 AM

Pollo Rostizado, manjar de fin de semana

Un buen argumento de negociación para no salir de casa en fin de semana es proponer un pollo rostizado. A la leña o al horno, el sabor de la piel crujiente y dorada es único.

El pollo rostizado es un regalo de varias cocina europeas que hemos adoptado como propio, le hemos agregado chilitos en vinagre y hasta la posibilidad de agregar pescuezos y alas al pedido -¿por qué conformarse sólo con dos alas?- que seguro alimentará a una familia de cuatro como mínimo.

La sensación de dedos y labios pegosteados trae, a muchos, recuerdos de infancia.

Éstas son tres rosticerías tradicionales que tienen como único fallo, una cantidad limitada de pollos.

El Pollón de Jalisco: No son los mejores pero sí los más originales. La fila en fin de semana puede sumar a varios hambrientos que completarán el pedido con papitas cocinadas en la grasa de los pollos gordos y rozagantes. Cada pollo es marinado con un ligero adobo especial.

José Martí 196, Escandón; 55 5273 9164 

Panificadora Condesa: Todavía nadie puede explicar en qué punto histórico el pan dulce se elabora en el mismo lugar que se rostizan los pollos, seguramente algo muy folclórico para los franceses, en México una gran tradición. Además de buen pan, este local rostiza con cuidado y dedicación pollitos que bien podrían pasar por orgánicos. El cuidado es notable en cada bocado, suave y jugoso.

Juan de la Barrera 92, Condesa; 55 5553 2448 

La Naval: Además de ser una de las mejores tiendas gourmet y de ultramarinos, cuenta con un rosticero muy a la europea. Alta tecnología al servicio del antojo. Es bien sabido que los pollos de la naval se agotan temprano así que en un fin de semana de partido, nada mejor que ir, hacer fila y esperar pacientemente turno y pollo.

Insurgentes Sur 373, Condesa; 55 5584 3500

0 comments :

Post a Comment